LA ÚLTIMA DÉCEDA DEL MUNDO

YO NACÍ EN EL 74. ESTO QUIERE DECIR QUE CUMPLÍ 16 EN EL 90. RECIBÍ LA DÉCADA PREVIA AL CAMBIO DE MILENIO CON UNA EDAD MÁGICA Y A LA VEZ PELIGROSA; COMO TODO LO MÁGICO. EL RUMOR EN LA CALLE ERA QUE EN EL AÑO 2000 SE ACABABA TODO. POR ESO ES QUE CRECIMOS EN UNA TOTAL E INCONCIENTE INCERTIDUMBRE. POR ESO CONTÁBAMOS CON EL PRETEXTO PERFECTO PARA ADOPTAR LA IRRESPONSABILIDAD Y EL CULTO AL PRESENTE COMO BANDERAS DE GUERRA. ES POR ESO QUE NO EXISTÍAN ARGUMENTOS PARA ADOPTAR COMPROMISOS CON EL LARGO PLAZO.
A FINES DE LOS 70´S EL MOVIMIENTO PUNK PLANTEÓ LA TEORÍA DEL NO-FUTURO. POÉTICO Y CÓMODO PARA UNA GENERACIÓN SIN UN ULTIMATUM COMO EL NUESTRO. EL QUE CONDICIONÓ NUESTRA CONDUCTA Y NUESTRA FILOSOFÍA FRENTE A LA VIDA ADULTA. AHORA LA COSA ERA EN SERIO. NADA DE METÁFORAS. LA COSA SUPUESTAMENTE LLEGABA A SU FIN Y NO ADMITÍA DISCUCIONES O RECLAMOS. POR ESO NUESTRA ANARQUÍA ERA MÁS REAL. SE SENTÍA. SONABA FUERTE Y CLARO. SE RESPIRABA EN EL AMBIENTE.
EL PROBLEMA DE VIVIR EL PRESENTE CON ESA FURIA, ES QUE SE CORRE EL PELIGRO DE COMETER DOS ERRORES GARRAFALES E IMPERDONABLES: IGNORAR EL PASADO Y PERMITIR QUE EL FUTURO TE PASE COMO POSTE EN ESTA CARRETERA INGRATA, CORTA Y RESBALOSA QUE ES LA VIDA.